SALA DE 4 AÑOS

Con la socialización en marcha, se integran otras actividades al placer de estar con los demás. 
En esta edad los otros (amigos, compañeros) pasan a ser importantes y muy necesarios. Llega el momento de afirmarse como un individuo con un grado significativo de independencia y de necesidad de "saber" porqué, ahora con un sentido real de buscar las causas de lo que observan que sucede a su alrededor.
Desde lo intelectual comienzan a entrar en el mundo de la abstracción y si bien necesitan todavía de la realidad práctica, pueden jugar más con "lo conceptual", "saben" que hay causas y razones de lo que ven, más allá de lo que ven.
Desde lo emocional buscan afirmarse en su individualidad y para eso necesitan la compañía de los pares, ahora además, del mismo sexo ya que en esta relación se van definiendo como un "YO" distinto de los otros pero que comparte una problemática parecida, con deseos y curiosidades similares. Los 4 años es la "adolescencia" de la infancia. Una etapa creativa y pasional, con grandes temores y grandes descubrimientos, una etapa de afirmación personal fundante.

El origen de las cosas se entrecruza con el final de las mismas, no hay una sin otro, por eso la vida y la muerte son sus temas favoritos, como sinónimos del origen y el final. Ellos están en una etapa de cierre y apertura, dejando definitivamente de ser "el bebé" y comenzando a ser chicos con nuevas capacidades y por ende nuevas curiosidades , ya no sólo de sí mismos, sino también de los demás y de las cosas.

El juego simbólico, el "como si" ocupa todo el espectro lúdico,  en la dramatización y en la construcción y la representación gráfica. Todo está en función del deseo de descubrir la realidad, ya sea investigando o representando.

La palabra , ahora con gran sentido social, se transforma en un elemento a investigar y en una herramienta de juego. Rimas, disparates, ritmo, todo asociado al sentido de la comunicación, le darán a la lengua hablada un lugar preponderante en el trabajo de esta sala. Las actividades físicas tienen tanto éxito como las más tranquilas, el trabajo sobre la realidad así como el mundo de la fantasía los atraen por igual y, si bien tienen claro que una cosa es diferente de la otra, el límite entre ambas aún es lábil y flexible.
Les sirve tanto ser un súper-héroe como hablar de los hombres y mujeres reales que han participado de hechos históricos o significativos.
Los proyectos de investigación tienen mayor duración y pueden profundizarse algunos conceptos con más seguridad. 
Este es un buen momento para empezar a trabajar en grupo y compartir con los demás planes y logros pero también, y como forma de hallar un equilibrio, se disfruta del trabajo individual. Por eso se alterna la tarea grupal y el juego en equipos con momentos de reflexión y creación a solas.
Lentamente estos niños de 4, desafiantes (con los otros y con ellos mismos) irán encontrando un nuevo lugar como individuos y como miembros de una sociedad, en principio pequeña: la escuela, pero luego cada vez más abarcativa: los más grandes o los más chicos del jardín, los adultos significativos, la cultura... el afuera.

 La Escuela del Árbol -- Zapiola 955 -- CP:1426 -- 4554-1589 4551-5630